Universo-320

Descubren posibles precursores del ADN en el espacio interestelar

Científicos estudiaron una nube interestelar a 25.000 años luz de la Tierra, cerca del centro de nuestra galaxia, la Vía Láctea, y en su interior encontraron productos prebióticos.

Descubrieron moléculas que se cree son precursoras de un componente de ADN y moléculas que pueden formar el aminoácido alanina.

Los análisis se desarrollaron con nuevas técnicas y el Telescopio de la Fundación Nacional de Ciencias Green Bank en Virginia del Este, Estados Unidos para estudiar, informó la Radio Nacional de Observatorios Astronómicos (NRAO).

Primero los científicos creían que estos procesos ocurrieron en el gas, sin embargo, el nuevo estudio hace pensar que las secuencias de formación química no debieron producirse en este gas, sino en la superficie de granos de hielo que se encuentran en el espacio entre las estrellas.

Uno de los productos químicos encontrados es la cyanomethanimine, parte en el proceso de la producción de adenina según los químicos, y una de las cuatro nucleobases de la estructura del ADN.

Otra molécula encontrada es la Alanina, uno de los 20 aminoácidos del código genético.

“Encontrar estas moléculas en una nube de gas interestelar significa que los importantes bloques de construcción para el ADN y los aminoácidos pueden ser ‘semillas’ para los precursores químicos para la vida en los planetas recién formados, dijo Anthony Remijan, del Observatorio Nacional de Radio Astronomía (NRAO).

El equipo de Remijan explicó que “en cada caso, las moléculas recién descubiertas interestelares son etapas intermedias en los procesos químicos de múltiples pasos que conducen a la molécula biológica final”, aunque los detalles de los procesos aún no están claros, advirtió.

De todas maneras los descubrimientos ofrecen una idea nueva en donde estos procesos se producen.

“Tenemos que hacer más experimentos para entender mejor cómo funcionan estas reacciones, pero podría ser que algunos de los primeros pasos importantes hacia productos químicos biológicos se produjo en pequeños granos de hielo”, dijo Remijan.

plantas

Estudian cómo producir energía alternativa imitando los procesos químicos de la fotosíntesis natural

Un grupo de la Unidad Inorgánica del Instituto de Química Rosario (IQUIR-CONICET), en Argentina, estudia el desarrollo de un catalizador para transformar agua en hidrógeno con el fin de utilizarlo como combustible alternativo para industrias y vehículos. La tecnología reproduce el mecanismo de la naturaleza que desarrolla la misma función: la fotosíntesis, el proceso mediante el cual las plantas obtienen energía de la luz solar.

Sandra Signorella, investigadora principal del CONICET en el IQUIR y directora del grupo de Bioinorgánica, rama de la Química Inorgánica relacionada con procesos biológicos, explica que “dentro de la Bioinorgánica hacemos compuestos biomiméticos, que se encargan de reproducir la función de alguna enzima o de alguna proteína, pero no cualquiera, sino aquellas que contienen metales en su estructura: las metaloenzimas y metaloproteínas que pueden llevar a cabo funciones tales como reacciones redox (reducción/oxidación). Tratamos de reproducir la misma función que tiene en la naturaleza esa enzima o proteína”, indicó.

En la fotosíntesis natural, cuando las plantas reciben la incidencia lumínica del Sol, se activa un proceso en el cual se produce oxígeno, se obtiene energía y se fija el dióxido de carbono. La enzima conocida como Fotosistema II es la que interviene en el proceso de descomposición del agua en oxígeno e iones hidrógeno a través de una reacción en la que participa el manganeso, un metal.

“Una parte del sistema fotosintético contiene un cluster de manganeso, es decir un conjunto de iones manganeso que son los responsables de la oxidación del agua a oxígeno. Simultáneamente, el otro extremo del mismo complejo proteínico emplea los electrones resultantes de la oxidación del agua para convertir plastoquinona en plastoquinol, una molécula que transporta los electrones que serán usados en la fijación de dióxido de carbono”, explica.